Back to School, Back to a Skincare Routine

Vuelta al cole, vuelta a la rutina del cuidado de la piel

Ya sea que sea un estudiante que está volviendo a la rutina de clases y se levanta temprano, o que sea un padre que está haciendo que sus hijos vuelvan a la rutina de levantarse temprano y salir por la puerta, hay algunas cosas que no deberíamos irnos sin

La primera es una buena noche de sueño. El segundo es una rutina de cuidado de la piel constante. Hay algo muy reconfortante en seguir el régimen todos los días. Estos son algunos de los beneficios de mantenerlo en consonancia con su rutina de cuidado de la piel:

  1. Tu piel estará en mejores condiciones. El aceite de su automóvil se cambia cada pocos meses para el mantenimiento y es bien sabido que el mantenimiento de rutina es una prioridad para prolongar la vida útil de su automóvil. Necesitas respetar tu piel de la misma manera.

  2. Tu piel trabajará duro para ti. Cuando cuidas tu piel, tu piel te cuidará a ti. La piel trabaja duro mientras duermes para regenerarse y la renovación celular es más rápida por la noche y esto permite que tus productos hagan su trabajo de manera más eficiente.

  3. Tu brillo juvenil comenzará a regresar. Aburrimiento. En algún momento, la mayoría de nosotros notaremos una disminución en la luminosidad de la piel. Los productos naturales para el cuidado de la piel de Earthen están formulados para reducir las líneas finas y las arrugas y restaurar su piel radiante.

  4. La consistencia trae resultados. Como todo, cuanto más tiempo te quedes con algo, más notables serán los resultados.

  5. El mantenimiento es más fácil. Al igual que el ejercicio, su piel seguirá luciendo refrescante y será más fácil de mantener.

Establecer una rutina de cuidado de la piel adecuada es una parte importante de una piel brillante y radiante. Establecer una rutina de cuidado de la piel con productos naturales para el cuidado de la piel, como los de Earthen SkinCare, mantendrá los productos naturales en la piel y no los productos químicos agresivos.

Regresar al blog